¡CRONICAS DE UNA GUERRA DE CARLOS RIVERA: IMPERDIBLE!

Por: Blanca Martínez

“Esta guerra me llevó mucho más lejos de lo que me imaginaba y esta es la verdadera historia” dice Carlos Rivera al iniciar “Crónicas de una guerra” un video que de ninguna manera te puedes perder, porque no sólo lo verás en acción en el escenario sino que conocerás las verdaderas historias detrás de sus canciones.

Lo verás reír, bailar, cantar, ¡y hasta llorar!

Argentina cayó a sus pies…lograron resultados que por lo regular llevarían más de 10 años, pero después de El Luna Park llegó El Hipódromo de Palermo y Carlos llegó para quedarse en el corazón de Argentina.

Buenos Aires lo ovacionó, cantó con él sus canciones y la emoción de Carlos era evidente.

“Me sentía en algunos momentos como si estuviera encima de las olas, a veces venían olas fuertes que parecía que te tumbaban. Yo no le doy fuerza a las cosas negativas.” cuenta Carlos. Este hombre vulnerable y sensible que nos ha robado el corazón a todas.

“Después de tantos años por lo que yo ya había pasado era imposible que me dejara vencer”, cuenta Carlos y es evidente que jamás se dejará vencer porque ha luchado por crear la carrera sólida y exitosa que hoy tiene.

“En la música uno tiene que entender que la estrella son las canciones. Es curioso que hasta el día de hoy la gente sigue sin saber que las canciones son mías. Hay algunas que han salido cien por ciento de mi corazón” cuenta Carlor Rivera.

Y lo entiendo perfectamente, porque durante 30 años que llevo trabajando el género regional mexicano y desde siempre, gracias a mi madre, me he dado cuenta que el compositor no recibe el respeto ni las menciones y reconocimientos que merece. Nunca he entendido el por qué en los discos el título de la canción viene con mayúsculas y el nombre del compositor en letra muy pero MUY chiquita y entre paréntesis, cuando la materia en el negocio de la música ES LA CANCIÓN.

Carlos Rivera ha hecho varias co autorías, sí, pero también tiene muchas canciones de su inspiración que ha hecho solo y que vienen desde su corazón. ¡Y las que vienen!

Carlos seduce con sus canciones y para muestra el público Español, donde lo aman con locura.

Toda España canta “Me Muero” y desde que esa canción nació, Carlos sabía que sería el primer sencillo de aquel disco.

Además del bello mensaje que las canciones de Carlos llevan por sí mismas, este tema con su video habló de la donación de órganos, porque para Carlos no hay nada más importante que poder darle vida a otro ser humano por este medio.

Carlos Rivera te lleva episodio tras episodio de estás Crónicas de una guerra no sólo por sus conciertos sino por su vida, por su corazón y sus más reales sentimientos. Es como si estuviera platicándote su vida y sus secretos más íntimos. Y no te sorprendas si de pronto, descubres que tienes la boca abierta como el cangrejito de “La Sirenita” mientras ves este video. ¿Me empiné solita?

“Te esperaba” es un tema que el público lo ha tomado para importantes momentos personales, las canciones de Carlos tienen alas y vuelan por el mundo entero provocándonos que la piel se nos ponga chinita y que nos lata más aprisa el corazón. Esa es la magia que tienen los compositores, componen un tema que primero es muy suyo, pero que cuando se salen alas no falta quien le pregunte a él : ¿Quién te contó mi historia? por la identificación que se logra con el público.

Y quizá el público del mundo esperaba un cantante y compositor como Carlos Rivera ¡y llegó para quedarse! luchó, escaló cada peldaño sin rendirse y no sólo en un esfuerzo musical, le hacíam bullying porque era muy flaquito y se fue al gym y se puso a estudiar baile y se convirtió en ese mounstruo que vemos en el escanario y que nos sube la temperatura, pero su guapeza interior es INMENSA. Es un gran ser humano con un corazón de oro.

Esta gira lo llevó a lugares que jamás imaginó y conquistó cada corazón que escuchó su música y que lo vio entregar el corazón y el alma en un escenario. Porque así es Carlos, se entrega con todo.

Carlos Rivera escribe lo mismo una balada, un flamenco, una ranchera, su capacidad autoral es maravillosa. El no hace canciones desechables. Sus canciones se quedan para siempre.

“Pero también hay canciones que me nacen de la rabia y del coraje. Hay una canción que habla de que cuando nosotros queremos hablar del amor verdadero a la gente le gusta meterse en eso, les gusta opinar y decir si está bien o está mal. Esta canción dice: las historias las escriben dos personas y nadie más.

“Le puse: que vayan a comprarse una vida, que nos dejen en paz, porque cuando hay un amor tan bonito como el que tú y yo nos tenemos hay que dejar que lo nuestro se quede nuestro”, cuenta Carlos antes de interpretar esta canción.

Esta canción es una de mis favoritas de Carlos Rivera justo por eso, porque no cabe duda que hay gente que envidia cuando eres feliz, cuando amas y eres amado, cuando tienes éxito y empiezan a juzgar y a opinar como si supieran mucho.

Me encanta como Carlos Rivera y Cynthia Rodriguez protegen su amor, “Que lo nuestro se quede nuestro” no quiere decir que se esconda, simple y sencillamente VIVEN su amor a plenitud, no tienen que publicarlo ni comprobarle a nadie nada. Los amo a los dos y me impacta cada vez que he tenido el privilegio de convivir con ambos esa sincronía de almas que existe entre ellos dos, más allá de la preciosa pareja que forman.

Carlos Rivera no está pensando cuando hace una canción en si será comercial o venderá discos, salen desde su corazón y hace canciones especiales.

“Otras vidas” es un tema en el que en los conciertos de Carlos Rivera no sólo hay muchos besos en la kiss cam, sino hasta propuestas de matrimonio y es una de las canciones que la gente ya ha hecho suya, como gran parte de la obra de Carlos.

Cada vez que Carlos Rivera se presentó en el Auditorio Nacional llegaban los nervios como la primera vez, muchos años soñó con cantar ahí y ahora es uno de los artistas que más conciertos en este recinto ha dado de manera consecutiva. El sale al escenario a dar amor.

“A veces me asusta lo que puedo escribir”, comentó Carlos al respecto del tema “Grito de Guerra” y es que la verdad es que ese grito de Carlos , como dice su letra, salió del corazón, porque al final del día, todos estamos luchando en nuestra propia guerra.

“Viña del Mar” es un sueño que todos los artistas tenemos” , comenta Carlos. Su sueño de la infancia era estar ahí y regresar a Huamantla con la gaviota de plata ¿y por qué no? la Gaviota de Oro.

No sólo lo logró sino que no pudo contener las lágrimas en el Mounstruo de la Quinta Vergara, ¿y el público chileno? rendido a sus pies.

“Yo creí que por haber cantado tan poco , no podría ganar la Gaviota de Oro” comentó Carlos con la sencillez que lo caracteriza.

Le entregaron la gaviota de plata pero el público no pedía, ¡exigía! la Gaviota de Oro. Y fue ahí donde Carlos Rivera no pudo contener las lágrimas.

Carlos Rivera se consagró en Viña del Mar.

“No dejen de soñar sean cuales sean las condiciones que tengan”, dijo llorando emocionado a más no poder.

Para Chile, Carlos Rivera dejó de ser el que cantaba “Recuérdame” para convertirse en un verdadero ídolo capaz de conmover y conquistar sin duda alguna al exigente público de la Quinta Vergara. Esta canción le abrió las puertas en muchos lugares del mundo.

“La luna del cielo” es una canción muy especial para Carlos Rivera porque se la hizo a su abuela y tiene para él un gran sifnificado emocional.

La canción dejó de ser de su abuela para convertirse en la canción de esa persona que ya está en el cielo. En lo personal, debo confesarles que cuando se la escuché en vivo en el Auditorio Nacional donde fui a verlo con mi querida Cynthia Rodriguez, no pude contener las lágrimas porque inmediatamente sentí que esa letra hermosísima era para mi mamá, a quien , cuando ya estaba muy enferma, le pedí que cuando ya no estuviera en este plano, me prometiera que, de alguna manera, siguiera conmigo.

Y sé que cómo yo, cada persona que escuche esta canción de Carlos Rivera tendrá su propia historia.

¡No pueden perderse las Crónicas de una Guerra de Carlos Rivera! conocerán al ser humano que está detrás de ese gran artista.

La experiencia de Carlos Rivera en el teatro musical hace que sus conciertos sean una experiencia única  e inolvidable. Y sí, de plano te quedas con la boca abierta.

Carlos Rivera se sincera con el público a través de su música y lo seguirá haciendo, el disco que sigue seguramente te volverá sorprender.

La Arena Monterrey es un recinto de mi tierra en el que muchos artistas se han presentado, pero quiero dejar muy claro que Carlos Rivera lo llenó POR COMPLETO, hizo un concierto 360 en el que no hay el truco que han hecho otros artistas. Y para muestra, esta foto.

“Regrésame mi corazón” es una de las canciones que más me gustan y me encanta que destaque en el video las tradiciones de su lugar de nacimiento, Huamantla, Tlaxcala. Como él dice- “la provincia más chiquita de México”- pero es la que tiene al artista MÁS GRANDE.

Estas Crónicas te dejarán “sin parpadear” y si ya amabas a Carlos Rivera, pues , aunque no lo creas, lo amarás mucho más. Desborda talento, sencillez, galanura, coquetería, sensualidad, y no me alcanza el espacio para hablar de este hombre que ganó La Academia y que de ahí en adelante trabajó para que hoy su nombre se escriba con mayúsculas y logra llenar cada lugar donde se presenta. Y va por más.

“En la Arena me paré en medio de aquel escenario y me dije: “Esto es tuyo, te lo ganaste” y ese fue el final de la gira”, comentó Carlos Rivera.

“No podemos ser los mismos después de esto que estamos viviendo y cuando acabe estaremos listos para volver a empezar”, dijo Carlos Rivera.

En estas crónicas Carlos le cuenta al mundo entero la magia y el encanto de los palenques mexicanos, donde tenemos el privilegio de disfrutarlo desde “muy cerquita”.

“Yo no me voy a detener por lo que alguien diga, no todo el mundo te tiene que querer”, palabras de Carlos Rivera.

Te bendigo Carlos Rivera y bendita tu madre que te dio la vida.

 

 

 

 

 

 

  • Shopping Mood
  • Luis Alberto Fernández
  • Luis Alberto Fernández Contrataciones en México
  • Junior Klan