VICENTE FERNÁNDEZ…INMORTAL Y ETERNO

Por: Blanca Martínez

Apenas hoy estoy sentada en mi computadora escribiendo esto con lágrimas en los ojos, porque se fue el último de LOS GRANDES: Vicente Fernández.

Mi historia con este gran ser humano y artista es un tesoro para mí y les quiero compartir algunas cosas de las muchas que viví con el número uno de la canción ranchera.

¿Cómo lo conocí?

Para que se den una idea, esto fue cuando nacieron Camila y América, las gemelas de mi Potri amado, Alejandro Fernández y mi adorada América Guinart. Nos llegó a la redacción de la revista donde yo trabajaba (Furia Musical) un sobre anónimo con la fotografía en papel de Don Vicente cargando a las gemelitas.

Recuerdo que el sobre me lo hizo llegar a mi escritorio mi moreno de ébano, Arturo Rivera Ruiz,  (que en paz descanse) y pues obviamente publicamos esa foto en la portada.

Jamás imaginamos que esa fotografía nos llevaría al rancho Los Tres Potrillos a conocer a Vicente Fernández.

De repente suena el teléfono y era el propio Chente para invitarme al rancho. Desde ese instante los nervios a todo lo que da, yo tenía referencia de Vicente de que era un gran ser humano pero también con un fuerte carácter y no sabía si estaba enojado por la publicación. En la llamada me dijo que quería que le contara de dónde había sacado yo la foto. Obviamente era una foto privada y familiar.

Recuerdo que de inmediato le llamé a mi adoradísima Verónica Castro , que yo sabía era muy amiga de Vicente y su familia, le conté la situación y ella , noble y amorosa como siempre, ayudando a todo mundo me dijo: “no te preocupes, le voy a decir quien eres y ya verás que es encantador”. (Yo había conocido ya a Verónica y había trabajado con ella en su programa grupero Furia Musical).

¡Y allá vamos al rancho Arturo Rivera y yo grabadora en mano y con un fotógrafo para entrevistar a Vicente Fernández por primera vez y para explicarle cómo teníamos esa foto!

Cuando llegamos al rancho lo primero que me sorprendió muchísimo fue que el propio Vicente estaba impecablemente arreglado y esperándonos en la puerta. Nos invitó a pasar a su casa y nos fuimos a lo que es su oficina. Le contamos cómo nos había llegado la fotografía y de inmediato llamó a mi amada Cuquita y ella llegó con el sobre de kodak donde se había revelado ese rollo de fotos y efectivamente: faltaba una, la que teníamos nosotros.

Arturo comentó que quizá donde el rollo se reveló se habían quedado con esa foto y nos la enviaron, pero el punto es que gracias a eso, logramos una entrevista histórica. Se llamó: “La Vida de Vicente Fernández contada por él mismo”. ¡Una joya! y se publicó en cinco ediciones de la revista Furia Musical.

Jamás voy a olvidar cuando, en su oficina, no pudo contener las lágrimas al recordar a su madre vendiendo tamales y que jamás pudo comprarle una casa o a su padre un rancho.

Por supuesto Arturo y yo lloramos con él. Esa ocasión al terminar la entrevista nos invitó a comer, ¡así como lo leen! nos invitó a comer ahí en su casa, con su familia. Desde ese primer día que fui a ese bellísimo rancho de 500 hectáreas me hicieron sentir en familia.

Después él me llamó por teléfono para pedirme autorización de usar mi entrevista para un libro que su compañía disquera, Sony Music sacaría al mercado. El disco se llama: Vicente Fernández: La Leyenda Viviente.

Yo con el ojo cuadrado. ¿Vicente pidiéndome autorización a mí ? ¡para mí es un honor que haya usado mi entrevista! Desde que lo vi por primera vez me di cuenta de su gran carisma, inteligencia, encanto, caballerosidad, y su indiscutible sencillez. Jamás olvidó que venía de abajo.

Aquí les comparto esto que subí a mi instagram y es cuando lo entrevisté justamente cuando presentó ese disco que es una joya. Si alguien lo tiene no me dejará mentir y me gustaría que me lo comentaran bajo esta nota. Ahí en ese librito que viene con ese disco me agradece a mí, a la editorial y a la revista. ¡Es un rey!

 

www.instagram.com/p/CXfJxmLlK45/

Lo entrevisté muchísimas veces, las entrevistas que me daba y lo que me decía en cámara aún me parece un sueño. Un artista de ese tamaño, por lo general te dice ese tipo de cosas fuera de cámara, Vicente no, me lo decía en cámara, sabiendo que esas palabras de halago a mi trabajo me ayudarían muchísimo en mi carrera y me darían peso.

¡Gracias Siempre, señor!

Cada vez iba al rancho con más frecuencia, hicimos entrevistas memorables como cuando le avisaron que estaba pariendo una yegua y él la hizo de partero.

O como cuando me mostró su colección de prendas muy valiosas para él como el saco que Pedro Infante usó en Los Tres Huastecos en el personaje de El Coyote, el traje de luces del torero, paisano mío, Manolo Martínez , el traje de manta de Pedro Armendáriz. En fin.

Conocí a mi bella y amada Cuquita, una mujer que se ganó mi corazón y a la que admiro y quiero profundamente.

También conocí a Gerardo y a Vic, cuando comí por primera vez en el rancho Los Tres Potrillos. Ambos muy educados conmigo y también me hicieron sentir en familia.

Debo aclarar que yo ya conocía a mi Potri amado, Alejandro Fernández, pero no a su padre.

Hicimos reportajes también de “los huevos de Don Vicente” ¡cómo se reía él cuando yo decía eso! pero es que sí, en su casa hay espectaculares vitrinas donde están los cascarones de huevo con rostros de caballos que dibuja Vicente Fernández.

Y bueno, infinidad de entrevistas que hicimos, conciertos y palenques a los que me invitó.

Cuando en alguna de estas muchas entrevistas le pregunté sobre la muerte me respondió:

“lo difícil es nacer mija, lo que sí tenemos seguro es que todos nos vamos a morir. Yo sólo le pido a Dios que cuando yo me muera me de cinco minutos para pedirle perdón por todo lo que he hecho”.

En fin, logramos forjar una hermosa y verdadera amistad de muchos años y por supuesto estoy muy triste por su partida pero al mismo tiempo comprendo que dejó de sufrir.

Vicente es un hombre muy activo y me imagino lo doloroso que deben haber sido para él los últimos días. Pero siempre fue un hombre de fe, bendecido.

Les comparto esta entrevista a la que llegué con una falda que tenía encima una mascada con la Virgen de Guadalupe que me regaló Verónica Castro. En cuanto me vió me dijo: “mija qué hermosa falda, yo soy muy devoto de la virgen”.

www.instagram.com/p/CXfW_uUFZOF/

 

¡Qué bendición que se haya ido de este plano el 12 de Diciembre, a cantarle en persona las Mañanitas a nuestra Virgen de Guadalupe!

Esta imagen me rompió el corazón. Mi amada Cuquita dándole palmaditas y un beso al féretro donde estaba el amor de su vida, su esposo por más de cincuenta años. Desde aquí le mando un abrazo muy grande y lleno de amor a esta mujer que , estóica, acompañó a su esposo sin separarse jamás del féretro.

El próximo 27 de diciembre es su aniversario de bodas, si no estoy mal, este año celebrarían 59 años juntos. Desde aquí le mando todo mi cariño a Cuquita porque sé que será un día muy difícil.

Vicente siempre me hablaba de Cuquita en todas las entrevistas que hicimos, él sabía que la columna vertebral era esta mujer que él supo elegir tan bien como esposa y madre de sus hijos y con la que pasó tiempos de pobreza que juntos superaron.

Cuquita tuvo mucho qué ver en que Vicente Fernández llegara a donde llegó, a veces dicen: “Detrás de un gran hombre hay una gran mujer”, en este caso, Cuquita no está detrás y lo demostró, es una mujer fuerte, inteligente y que siempre estuvo al lado de este hombre que logró una carrera y tiene un legado musical que lo convierten en eterno e inmortal.

Esta imagen se viralizó y ¿cómo no? mi amado Alejandro Fernández “El Potrillo” sacando la casta como su padre le enseñó, cantando “Amor de los dos” .

Este abrazo protector y lleno de amor de Alejandro hacia su madre nos conmovió a todos.

Envío mi abrazo y mi pésame a mi amada Cuquita, a Vicente Fernández hijo, Gerardo Fernández, mi Potri Alejandro Fernández y mi querida Alejandra Fernández.

Extiendo este pésame a mi querida América Guinart y a Alex y Alexia, América y Camila y Cayetana y a los padres de América Guinart, porque no olvidemos que fue Don Roberto Guinart el primero que grabó a Vicente Fernández. Y por supuesto a toda la familia de Vicente Fernández Gómez.

Hay personas que están siempre muy cerca del artista y que nadie se imagina los lazos tan fuertes de Don Vicente con estas personas, me refiero a Mara Esquivel de Sony Music que trabajó durante años y años con el charro de Huentitán.  Y no me puedo olvidar de mi querido Juanjo, que siempre estuvo al lado de Don Vicente durante muchos años. Mi abrazo y pésame para los dos.

Les comparto otro de los momentos en los que Vicente Fernández me dio una entrevista en el Rancho Los Tres Potrillos…

www.instagram.com/p/CXfXOESFezr/

Estoy segura que Vicente Fernández dejó grabados varios discos para que aunque él no esté en este plano, su público no deje de escuchar su privilegiada voz y su música. Porque mientras ustedes no dejen de aplaudir, su Chente no deja de cantar.

Aquí descansa Vicente Fernández Gómez, como él quería, en su rancho Los Tres Potrillos. La estatua fue hecha por Sergio Galván.

Próximamente se estrenará la Bio Serie de Vicente Fernández . Aquí les comparto lo que escribió mi adorado Jaime Camil para Don Vicente Fernández.

www.instagram.com/p/CXZD_Uzp8oF/

El mundo entero llora la partida de UN GRANDE, el Charro de Huentitán, Don Vicente Fernández Gómez.

No se pierdan este sábado el programa Corazón Grupero a las 5pm por Azteca Uno,  donde lo estaremos recordando con toda nuestra admiración , nuestro cariño y nuestro respeto.

Las nuevas generaciones tienen que saber quien es Vicente Fernández y la manera en la que podemos mantener vivo su legado es conociendo su historia y escuchando su música.

Aquí les comparto este video de Vicente Fernández

“Cuando Me Digas”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

www.losabelardos.com