LA CANCIÓN ES EL PODER

Por: Chema Frías

1. Le preguntan a Quincy Jones:

— ¿Está la innovación ocurriendo en la música pop moderna?
— Diablos, no. Son solo loops, ritmos, rimas y ganchos. ¿Qué le puedo aprender a eso? No hay canciones. La canción es el poder; el cantante es el mensajero. El cantante más grande del mundo no puede salvar una mala canción. Hace 50 años aprendí eso, es la más grande y sencilla lección que he aprendido como productor. Si no tienes una gran canción, no importa todo lo que le pongas alrededor.

*Quincy Jones, arreglista, director de orquesta, compositor y productor, entre muchos, de Frank Sinatra y Michael Jackson.

2. Claro que importa si eres buen músico o mal músico, pero lo que más importa es que tengas buenas canciones. A propósito de los comentarios de Quincy Jones respecto a The Beatles en la misma entrevista. Sí, no eran unos virtuosos de sus instrumentos, pero sus canciones nos hicieron a muchos querer ser músicos. La sencillez y belleza de sus solos, el asombro por la diferencia de una canción a otra, la creatividad sin límites de sus integrantes, el legado que dejaron al repertorio mundial.

Pienso en lo virtuoso que es Jacob Collier, pero en lo sosas que son sus canciones, las de él, no los cóvers que hace.
Sin ir más lejos, pienso en el talentoso Justin Timberlake y su show del «Super Bowl» y cómo sus canciones —que parecen la misma— no conectaron a pesar de ser conocidas algunas, de la sobreproducción de arreglos y del desplante de músicos y bailarines. Canciones, por momentos, indescifrables. Triste.

3. Con menos parafernalia hace Paul McCartney un cierre de Olimpiadas apoteósico cantando a coro multitudinario «Hey Jude». Con menos hacía Queen memorable un espectáculo con «We are the Champions» o «We will rock you», por nombrar dos.

Desde Kiss y los Rolling Stones hasta Black Eyed Peas, pasando por Katy Perry, Madonna, Prince, Bruno Mars hasta llegar al monstruo que fue Michael Jackson.

Las canciones, siempre las canciones.

Un día más.
Que no nos den loops por canciones.

*Lo escrito en esta columna es responsabilidad de su autor.

  • Nelson Kanzela
  • Junior Klan